Prácticas seguras para el uso de opioides en pacientes con dolor crónico

El uso de analgésicos opioides ha experimentado un notable aumento en la pasada década, debido en gran medida al incremento de su utilización para el dolor crónico no oncológico. Estos medicamentos se consideran "medicamentos de alto riesgo" y el incremento en su uso se ha acompañado de un gran aumento en la incidencia de eventos adversos, muchos de ellos por errores de dosificación, inadecuado seguimiento de los pacientes, interacciones y uso inapropiado.

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, con la colaboración del ISMP-España, un comité científico y representantes de 12 sociedades científicas relacionadas con el tratamiento de pacientes con dolor crónico, ha realizado este proyecto, dirigido a revisar la evidencia científica disponible y establecer de forma consensuada unas “Prácticas seguras para el uso de opioides en pacientes con dolor crónico”, con el fin de evitar los errores más frecuentes con los analgésicos opioides y mejorar su seguridad en pacientes con dolor crónico.

Las prácticas contemplan todos los procesos críticos del uso de los analgésicos opioides y consideran las principales causas asociadas a los errores detectados habitualmente en el curso de su utilización. Incluyen prácticas dirigidas a las instituciones sanitarias, a los profesionales y a los pacientes o cuidadores, lo que subraya la necesidad de que todos los agentes implicados aborden su papel para garantizar un uso seguro de estos medicamentos.

Este proyecto de autoevaluación está financiado por la Dirección General de la Agencia de Calidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.