Recomendaciones de prácticas seguras en la conciliación de la medicación al alta hospitalaria en pacientes crónicos

Diversos estudios han puesto de manifiesto que durante las transiciones asistenciales se producen numerosos errores de medicación por fallos en la comunicación sobre los tratamientos que reciben los pacientes. En nuestro país, hasta un 86,8% de los pacientes pueden presentar algún error de este tipo al ingreso hospitalario y hasta un 63% al alta. El riesgo de error resulta ser mayor conforme aumenta el número de medicamentos que toman los pacientes y el número de patologías crónicas, por lo que los pacientes crónicos polimedicados presentan un riesgo incrementado.

La conciliación de la medicación es una práctica que se ha desarrollado con el objetivo de mejorar la comunicación y disminuir estos errores, garantizando que el paciente recibe en cada momento la medicación correcta a lo largo de toda su asistencia. Es un proceso estructurado y multidisciplinar, que implica tanto a los profesionales sanitarios como a los pacientes y sus familiares o cuidadores, para lograr que la información que se transmite sobre la medicación en los puntos de transición sea precisa y completa. Organismos de todo el mundo, incluyendo la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomiendan implementar esta práctica y han desarrollado guías prácticas y herramientas para fomentar su establecimiento en los centros sanitarios.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con la colaboración del ISMP-España ha elaborado un documento de “Recomendaciones de prácticas seguras en la conciliación de la medicación al alta hospitalaria en pacientes crónicos, especialmente en pacientes polimedicados. Se ha priorizado el alta, por ser un punto crítico en la continuidad de la medicación, donde los errores en la información proporcionada a los pacientes y a los siguientes profesionales que les atienden, sobre la medicación que tienen que continuar tomando, tienen una gran repercusión clínica, al estar el paciente en su domicilio sin la supervisión de personal sanitario.

En la elaboración de este documento han participado un comité científico y un comité técnico de expertos pertenecientes a sociedades científicas implicadas en el tratamiento de pacientes crónicos. Se ha consensuado con representantes de Comunidades Autónomas pertenecientes a los Comités Institucionales de la Estrategia de Seguridad del Paciente en el Sistema Nacional de Salud y de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud, así como con asociaciones de pacientes.

Las prácticas seguras recogidas en este documento se han articulado en cuatro secciones: 1) organización, recursos, responsabilidades y formación; 2) proceso de conciliación de la medicación; 3) participación del paciente y familiares o cuidadores; y 4) evaluación y seguimiento del proceso.

Este documento de consenso pretende impulsar el desarrollo de intervenciones e iniciativas que trasladen a la práctica asistencial las medidas propuestas, y, de esta forma,  contribuirr al logro de los objetivos planteado en el tercer reto “Medicación sin daño” de la OMS.  

Para más información puede consultar:
Recomendaciones de prácticas seguras en la conciliación de la medicación al alta hospitalaria en pacientes crónicos


Este proyecto de autoevaluación está financiado por la Dirección General de la Agencia de Calidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.