La Organización Mundial de la Salud lanza una iniciativa mundial para reducir a la mitad los errores relacionados con la medicación en cinco años

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una iniciativa mundial para reducir en un 50%, en 5 años, los daños graves y evitables asociados a los medicamentos. La iniciativa “Medicación Sin Daño” constituye el Tercer Reto Mundial de Seguridad del Paciente que lanza la OMS y en él participan varios miembros del International Medication Safety Network.

Según los datos manejados por la OMS, sólo en Estados Unidos los errores de medicación causan la muerte de una persona al día y dañan a 1,3 millones de personas al año. En países menos desarrollados se estima que el impacto es dos veces mayor en términos de años de vida saludable perdidos. El coste mundial asociado a los errores de medicación se estima en 42 miles de millones de dólares anualmente o en torno al 1% del gasto sanitario mundial. “Prevenir los errores de medicación ahorra dinero y salva vidas”, dijo Margaret Chan, directora general de la OMS, en el lanzamiento de esta iniciativa el 29 de marzo en Bonn.

Tanto el personal sanitario como los pacientes pueden equivocarse al solicitar, prescribir, dispensar, preparar, administrar o consumir un medicamento equivocado, en una dosis equivocada o en un momento equivocado, lo que puede ocasionar un daño grave. Ahora bien, todos los errores de medicación pueden evitarse. Para ello, y para evitar el daño subsiguiente, es necesario poner en marcha sistemas y procedimientos para que el paciente correcto reciba la medicación correcta en la dosis correcta, por la vía correcta y en el momento correcto. El entorno más seguro para la atención sanitaria se obtiene cuando existe una cultura organizacional que aplica sistemáticamente prácticas óptimas y evita atribuir culpas cuando se producen errores.

La iniciativa insta a los países para que tomen medidas prioritarias en relación con las siguientes áreas fundamentales: medicamentos con alto riesgo de provocar daños si se utilizan incorrectamente, pacientes que toman múltiples medicamentos, y pacientes que están siendo trasladados o atendidos en distintos niveles del sistema sanitario.
Las acciones previstas en la iniciativa se centrarán en cuatro áreas: los pacientes y el público, los profesionales sanitarios, los medicamentos como productos, y los sistemas y prácticas de medicación. El objetivo de la iniciativa es mejorar cada una de las fases del proceso de medicación, incluida la prescripción, la dispensación, la administración, el seguimiento y el uso.

La OMS tiene la intención de ofrecer orientaciones y elaborar estrategias, planes y herramientas para que lo más importante en el proceso de medicación sea la seguridad de los pacientes en todos los centros sanitarios.

Para más información, consulte en la web de la Organización Mundial de la Salud.

 


volversiguiente/ siguiente

Este proyecto de autoevaluación está financiado por la Dirección General de la Agencia de Calidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.