Boletín sobre prevención de errores de medicación en pacientes pediátricos

El tercer reto mundial de seguridad del paciente de la Organización Mundial de la Salud, “Medicación sin daño” recomienda implementar estrategias de mejora de la seguridad en las situaciones de alto riesgo, lo que incluye los medicamentos de alto riesgo y aquellos grupos de pacientes, como son los niños y los pacientes de edad avanzada, que son más vulnerables a los errores de medicación.

Los errores de medicación en pacientes pediátricos son más frecuentes que en adultos y, además, el riesgo de que estos errores causen eventos adversos es hasta tres veces mayor. En estos pacientes confluyen una serie de factores específicos que propician un mayor riesgo de eventos adversos, como son la necesidad de realizar cálculos para ajustar la dosis en función de la edad, el peso o la superficie corporal; la falta de disponibilidad de presentaciones pediátricas; la utilización de dispositivos poco precisos para medir la dosis, etc. De hecho, varios de los errores con mayor repercusión mediática en el campo de la seguridad del paciente han ocurrido en estos pacientes. 

En el Sistema de Notificación y Aprendizaje de Errores del ISMP-España y en el SiNASP se encuentran registrados numerosos errores en pacientes pediátricos. En este boletín se recogen algunos de estos incidentes que reflejan las características diferenciales asociadas al uso de medicamentos en la población pediátrica. También se proporcionan recomendaciones para centros y profesionales sanitarios dirigidas a minimizar los errores en todos los procesos, especialmente en la prescripción y en la administración, que son los puntos considerados de mayor riesgo, así como a mejorar la educación a los padres y cuidadores, para lograr su participación e implicación en la seguridad del tratamiento.
 
Puede consultarse el boletín en:
http://www.ismp-espana.org/ficheros/Boletin%2046%20%28Septiembre%202018%29.pdf
 

volversiguiente/ siguienteanterioranterior

¡Nuevo cuestionario ya disponible!

Este proyecto de autoevaluación está financiado por la Dirección General de la Agencia de Calidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.